Usar Bootstrap para implementar sitios web simples

Desde hace unas semanas he empezado a utilizar Bootstrap, un framework CSS lanzado por un grupo de diseñadores de Twitter, para maquetar y diseñar varios proyectos web en los que vengo trabajando. Bootstrap brinda una base pre-codificada de HTML y CSS para armar el diseño de una página web o una aplicación web, y al ofrecerse como un recurso de código abierto es fácil de personalizar y adaptar a múltiples propósitos. Al incorporar estilos para una enorme cantidad de elementos utilizados en websites y aplicaciones modernas, reduce enormemente el tiempo necesario para implementar un site al mismo tiempo que mantiene la capacidad para ser flexible y adaptable.

Ahora, en la gran mayoría de los casos recomiendo siempre trabajar con algún tipo de content management system (CMS, sistema de gestión de contenidos) para administrar un sitio web, porque facilita la creación de nuevos elementos y el manejo de los existentes sin  tener que estar actualizando el código manualmente. Para sitios web dinámicos es indudablemente la mejor opción, y según el propósito del sitio, mis opciones preferidas son siempre trabajar con Drupal o WordPress. Pero existen escenarios donde implementar todo un CMS para un sitio web es quizás demasiado: cuando, por ejemplo, se trata de un número reducido de páginas que cambiarán poco, utilizar un CMS y contenido jalado de una base de datos incrementa el costo de mantenimiento (al tener, por ejemplo, que mantener el CMS actualizado con los últimos parches de seguridad) e introduce obstáculos innecesarios al rendimiento.

Especialmente para ese tipo de escenarios es que me he enamorado del uso de Bootstrap porque empaqueta todo lo necesario para empezar a diseñar un sitio web sobre una grilla de 12 columnas (aunque soporta también un diseño fluido). Viene por defecto con una serie de estilos que se ven bien visualmente y que se pueden personalizar para un estilo visual propio y menos genérico – aunque es cierto que, inevitablemente, uno pierde cierto grado de flexibilidad al utilizar un framework como éste. Pero me parece que los beneficios están muy por encima de las desventajas.

La otra gran ventaja, para mí personalmente, es que por ser un framework HTML+CSS te obliga a volver al nivel del código, del cual es relativamente fácil desprenderse cuando trabajas con un CMS. Esto me ha ayudado a reactivar cosas que había olvidado y a descubrir nuevas sobre el uso de HTML, CSS, e incluso empezar a utilizar más cómodamente funciones y código PHP, lo cual es muy bienvenido. Viene además con una serie de plug-ins en Javascript para utilizar algunas funciones de diseño avanzadas que son también muy útiles (basadas en jQuery). Pero, eso también quiere decir que utilizar Bootstrap para montar un sitio quizás no es para cualquiera: cuando menos, uno tiene que tener la disposición para pelearse con el código fuente del sitio web y aprender a operar con el contenido a ese nivel. Aunque es gratificante, ciertamente introduce obstáculos y consume recursos que podrían resumirse optando por usar un CMS.

(Una ventaja adicional es que, por lo mismo que en sí mismo no requiere conexión con una base de datos, un sitio web implementado en Bootstrap corre perfectamente desde una versión local, sin acceso a un servidor. Eso simplifica mucho el trabajo al hacer pruebas iniciales y modificaciones, aunque para utilizar cosas un poco más complejas, como funciones PHP, necesitarás por lo menos algo como XAMPP.)

Aún así, en general lo estoy disfrutando muchísimo. Sin ser real ni propiamente un programador o un desarrollador, sé que no le estoy sacando el jugo al máximo. Todavía estoy trabajando principalmente con contenido estático, pero una vez que logre soltar algunos proyectos en los que estoy trabajando espero poder utilizar Bootstrap para diseñar plantillas para Drupal y WordPress, y entonces el círculo estará completo.

Mientras tanto, aquí tienen algunos recursos adicionales por si quieren saber más sobre cómo utilizar Bootstrap:

Un par de notas finales. Primero, no quiero insinuar que Bootstrap no funciona junto con un CMS – justamente lo contrario, es totalmente posible y espero pronto llegar al punto donde lo pruebo directamente. Segundo, no quiero insinuar que Bootstrap no funcione para proyectos o sitios complejos, sino solamente que hasta ahora lo he usado sólo para eso. Pero por su flexibilidad definitivamente creo que puede utilizarse para cualquier tipo de proyecto, sitio o aplicación (de hecho, está pensado principalmente para aplicaciones web).

Personalidades múltiples

Dentro de la mutación cultural de la era contemporánea, las identidades que construimos no han quedado fuera del proceso. De la misma manera como grandes unidades se desarticulan o fragmentan, las identidades que podíamos antes considerar como cohesionadas y consistentes se descomponen dando lugar a una concepción mucho más performativa de la identidad. Interpretamos diferentes roles frente a los demás, roles que varían de acuerdo al contexto y al propósito que tengamos en nuestra comunicación con los otros.

Pero no se trata simplemente de decir que escondemos nuestra personalidad detrás de diferentes máscaras, sino que las máscaras son nuestra personalidad. Siempre nos presentamos en algún contexto, y siempre estamos construyendo personajes que responden a diferentes expectativas. Estamos permanentemente contando una historia sobre quiénes somos, que va más allá de simples descripciones definidas.

Narrativas cotidianas

Básicamente, nuestros roles son negociados según el contexto. Y en esa negociación entran a tallar tanto nuestros deseos y expectativas respecto a lo que queremos ser, como los deseos y expectativas de los demás respecto a lo que quieren que seamos. No es que necesariamente prime lo uno o lo otro, sino que nos encontramos en el medio: de esa manera, la percepción que la “audiencia” tiene de mi performance es un elemento igualmente constitutivo de quien soy como aquello que yo quiero proyectar.

Esto quiere decir, además, que somos mucho más tolerantes con la posibilidad de cumplir diferentes funciones según el contexto. Lo cual está directamente relacionado con nuestro consumo de información: por momentos puedo ser consumidor, por otros creador, en otros momentos crítico o quizás en otros curador. Los roles son muy cercanos entre sí y se traslapan considerablemente, y por ello mismo puedo desplazarme entre múltiples roles sin tener que comprometerme absolutamente con uno que resulta exclusivo. Esto, me parece, refleja de una manera más clara la manera como nos comportamos cotidianamente, cuando no asumimos una misma perspectiva que mantenemos imperturbable todo el tiempo.

La construcción de estas narrativas se vale de una serie de recursos – lo que podríamos ver como una performance que se vale de diferentes utilerías. Y es que, como vivimos en un mundo de significados compartidos, podemos valernos de esos significados culturales para sintetizar la información que queremos comunicar sobre nosotros. El tipo de ropa, de zapatos, de accesorios, los gustos, las preferencias, todas esas elecciones comunican algo sobre mí que puede ser más o menos fácilmente percibido por las personas con las que interactúo. Lo cual transforma el consumo de objetos y lo convierte en consumo de valores simbólicos, de significados y discursos: las identidades de los mismos objetos son ellas mismas negociadas en el espacio compartido.

De allí la importancia en la actualidad de que el marketing se preocupe por adherir historias a sus productos más allá de simples objetos de consumo. Las marcas tienen cada vez más valor por sí mismas, por su contenido simbólico, que por lo que pueden valor como productos, y las marcas más valiosas son las que tienen identidades más establecidas. Coca-Cola, por ejemplo, es una de las marcas con identidades mejor establecidas a nivel global:

Pero el proceso de incorporar estos productos a nuestras historias personales no es gratuito ni directo – finalmente, estamos realizando inversiones emocionales significativas cuando hacemos esto. Lo cual quiere decir que la marca nos pertenece tanto a nosotros que le damos valor, como al dueño que la ofreció como un significado compartido: nos apropiamos del valor simbólico de la marca al integrarla en nuestra propia narrativa. Y esto mismo se da no solamente con marcas, sino con todo tipo de utilerías: creencias, filosofías, religiones, ideas, conceptos, asociaciones, afiliaciones, y demás elementos de contenido altamente sintetizado que nos ayuda a comunicar algo sobre las performances que construimos.

Quizás uno de los ejemplos más claros de cómo se articulan estas narrativas sean los perfiles que construimos en redes sociales como Facebook: en ellos, no solamente lo que nosotros decimos, sino lo que los demás dicen de nosotros, determina la manera como seremos percibidos. A su vez, disponemos de un enorme arsenal de elementos que podemos usar para expresar identidades: los libros que nos gustan, la música, las películas, las fotos, las aplicaciones, los grupos, las páginas de las que somos fans, las causas, todas ellas contribuyen a comunicar un significado sobre quién y cómo soy. Ninguno de esos elementos agota mi identidad – pero todos aportan elementos a la historia que intento desplegar por medio de mi perfil.

Patologías

Aquí, sin embargo, empezamos también a ver cómo las separaciones entre lo privado y lo público empiezan a diluirse, y cómo cambia nuestra dinámica social cuando se vuelve muy fácil para nosotros publicar información privada, así como acceder a la información privada de los demás. Servicios en línea como YouTube, MySpace o Facebook sirven como plataforma para que millones de personas empiecen a transmitir sus propios reality shows, llevando la idea de construir una narrativa personal mucho más allá. Incluso empezamos a encontrarnos manifestaciones y tendencias donde esto alcanza niveles que normalmente encontraríamos perturbadores:

De hecho, esta facilidad de acceso hace que patrones de conducta como el voyeurismo y el exhibicionismo se vuelvan moneda común, y sobre todo con personas más jóvenes, más integradas a estos medios, se vuelve mucho más difícil trazar claramente la línea divisoria donde dejar de comunicar información privada – lo cual puede tener consecuencias muy serias.

Pero conforme estas manifestaciones se vuelen tendencias cada vez más generalizadas, es pertinente preguntarnos también en qué momento dejamos de considerar que se trata de conductas patológicas y se vuelven parte de la normalidad. Las redes sociales brindan cada vez más opciones para publicar los detalles minuciosos de nuestra vida cotidiana – Twitter es un buen ejemplo de ello – y conforme más y más personas participan de este intercambio, deja de resultar algo tan excepcional y sorprendente. Pero nos sigue costando mucho trabajo borrar la línea divisoria a la que estamos acostumbrados, separando nuestra vida privada de nuestra vida pública.

Parte de ello se debe a que, como consecuencia del proceso de fragmentación de la cultura de masas, hemos buscado las maneras de reintroducirnos en dinámicas comunitarias que nos reafirmen algún sentido de pertenencia. Después de la masificación homogénea, nos devolvemos a la especificidad de comunidades locales dentro de las cuales las interacciones tengan mayor sentido personal, y las relaciones comporten más significado. Así, la posmodernidad ha significado también una explosión de subculturas e identidades locales, incluso dentro de los mismos contextos urbanos masificados, dentro de los cuales hacemos un esfuerzo especial por encontrar nuestro lugar y, de alguna manera, vivir nuestra vida privada de manera social.

Estas vidas comunitarias, de nuevo, se articulan mediante el uso de diferentes utilerías a través de las cuales intentamos comunicar nuestra pertenencia. Esto se enmarca, además, en viejas tradiciones de clanes y ejércitos llevando estandartes y distintivos, pasando por pandillas en tiempos más actuales y llegando a casos contemporáneos como, en este video, los punks, los emos, y los hare krishna.

Tribalización

Esta reasimilación en grupos y comunidades tiene mucho que ver con el proceso de globalización y con el que es su proceso complementario, el de tribalización. Frente al riesgo de la pérdida de identidades particulares frente a una misma plantilla identitaria homogénea, el valor y la cohesión de las identidades grupales se incrementa por ofrecer un espacio donde se tiene una cantidad mucho más alta de significado. Me importa más, me vincula más, y puedo ejercer mayor agencia dentro de estos grupos, que siendo absorbido por las dinámicas homogenizantes de la globalización.

Lo cual lleva, también, muchas de estas problemáticas al ámbito de lo colectivo y lo político. Porque también las identidades de los grupos se negocian frente a las identidades de los demás grupos, y en el proceso de globalización, eso está llevando a que comunidades tradicionales que ven sus formas de vida amenazadas busquen la manera de atrincherarse en una defensa de la tradición. Esto es también lo que ocurre, por ejemplo, con los grupos conservadores religiosos que se afianzan en una defensa de la tradición para preservar su forma de vida frente a lo que ven como el triunfo del mal en el mundo.

Es también lo que ocurre en conflictos culturales como los que vimos en Bagua hace unos días – donde el conflicto es, a gran escala, entre una visión globalizante y homogenizadora del desarrollo de la sociedad, frente al derecho y la necesidad de comunidades de protegerse y negociar su identidad en el espacio público. Estas comunidades están, también, reconfigurando los términos del espacio político y ofreciendo nuevas dinámicas de participación que, en muchos casos, se muestran como más apelativas para aquellos que buscan alternativas mucho más vinculantes y personales.

Complementos (Continuidad cont.)

De nuevo es culpa del café, esta vez tarde por la madrugada. Pero encontré algunos pasajes que complementan muy bien las ideas que intenté compilar hace un par de días, y brindan herramientas conceptuales que ayudan a darles un poco más de sentido. Estos pasajes son de la serie “If It Doesn’t Spread, It’s Dead“, una serie de artículos de Henry Jenkins, Xiaochang Li, Ana Domb Krauskopf y Joshua Green, que sigo recorriendo y están geniales.

Hay cosas muy buenas acá que complementan y amplían cosas que intento decir torpemente. Una de estas cosas es la importancia y la complejidad del fenómeno de la apropiación, y la idea de que usuarios de estos lenguajes – Daniel ha apuntado, me parece que con mucha razón, en un comentario al post anterior, que aquí se trata de una continuidad entre juegos del lenguaje no solamente limitados a los nuevos medios – apropian y transforman mediante su uso los mensajes que comunican. La manera como lo hacen es, en su forma más básica, la selección y discriminación de la información que escogen compartir con sus redes sociales, algo que intenté ilustrar con el ejemplo del “buen retweetero”. Me gusta, además, que siguiendo esta vía puedo llegar a otro punto interesante, que es la manera como todos somos hoy, en mayor o menor medida, una nueva forma de curadores de información.

Los consumidores en este modelo no son simplemente “huéspedes” o “vehículos” de ideas ajenas, sino promotores de base de materiales que son personal y socialmente significativos para ellos. Han filtrado el contenido que consideran tiene poca relevancia para su comunidad, mientras enfocan su atención en el material que piensan tiene una importancia especial en este nuevo contexto. La replicabilidad [spreadability] depende de aquel agente inteligente individual — la mente humana — para abrirse camino entre la maraña de una cultura hipermediada y facilitar el flujo de contenido valioso a través de un mercado fragmentado. Bajo estas condiciones, los medios que permanecen fijos en su posición y estáticos en su forma fracasan en generar suficiente interés del público y son por tanto dejados de lado en estas conversaciones en curso. [Traducción mía, de “If It Doesn’t Spread, It’s Dead (Part Two): Sticky and Spreadable — Two Paradigms“.]

Mi concepto de lo que es la “curaduría” se vio radicalmente transformado el día que encontré en línea una colección de links sobre un tema, con una nota al principio indicando al responsable de “curar” la colección. Y claro, tiene todo el sentido del mundo: lo que un curador hace, finalmente, es esa selección, mantenimiento y conservación de un recurso para el público. Hoy todos terminamos siendo curadores de algo, al menos potencialmente: en el caso más simple, dedicamos largas horas narcicistas a “curar” nuestra propia presencia en línea. El tiempo dedicado, por ejemplo, a mantener un perfil en Facebook es el equivalente a curar mi propia imagen pública: actos tan simples como escribir un saludo de cumpleaños en el muro de otra persona, o comentar sus fotos, mantienen vivos mis vínculos sociales con los demás y comunican, con mayor o menor consciencia, una cierta imagen y percepción de mí que quiero mostrar a los demás.

No pude ir a SXSW09 ( :( ) pero al menos pude recibir algunas noticias vía Twitter. Uno de los comentarios que más me llamó la atención fue uno que decía algo así como “Google no es un buscador – es una herramienta para gestionar reputaciones”. La idea del curador digital que todos llevamos dentro va también por ese lado, y que en un mundo Google curamos colecciones de información sobre los temas de nuestro interés entre los cuales suele estar, por supuesto, nosotros mismos.

Nos involucramos con estas colecciones de información, adoptamos roles de curadores y compartimos enlaces y comentamos en artículos basados en aquellas cosas que nos atañen personalmente, con las cuales nos vemos personalmente comprometidos (esta idea empieza a resonar extrañamente familiar). No podemos reducir nuestra función social a simplemente reproducir información que viene de otras fuentes, aún cuando nos veamos tentados, de entrada, a pensar que así es como parecen funcionar las cosas.

Como norma, estamos engañados cuando nos enfocamos en lo que los medios le hacen a las personas en lugar de intentar entender lo que las personas hacen con los medios y por qué. Partimos de la premisa de que los consumidores sólo contribuirán a facilitar la circulación del contenido mediático cuando sea personal y socialmente significativo para ellos, cuando les permita expresar algún aspecto de su autopercepción o les posibilite transacciones valiosas que fortalecen sus lazos sociales con otros. [Traducción mía, de “If It Doesn’t Spread, It’s Dead (Part Three): The Gift Economy and Commodity Culture“.]

Con lo cual, entre otras cosas de las que somos curadores, es de los lazos sociales que construimos a nuestro alrededor. De una u otra manera, acumulamos un cierto “público” – lectores de mi blog, amigos en Facebook, seguidores en Twitter, suscriptores en YouTube, etc. – que han ingresado en esta red porque de una u otra manera tienen algún tipo de interés en algo que digo o hago (aunque también podría ser por compromiso). Esa dotación de confianza es algo que nos vemos en la necesidad de preservar y mantener. Es cuando rompemos esa relación de confianza que tenemos con la comunidad a nuestro alrededor que empiezan a surgir los problemas. Y la principal manera, al parecer, como mantenemos sólidos estos lazos flexibles con redes de personas a menudo conformadas por personas que no son realmente cercanas, es compartiendo con ellos cosas que nosotros consideramos relevantes e importantes.

Este compartir no es trivial, ni es una pequeñez. Es algo a lo que tuve oportunidad de acercarme en mi investigación final terminando el pregrado, y llegué a comentarlo de pasada como la relación entre las emociones y nuestras tomas de decisión, y cómo se relacionaban con el problema del exceso de información. Así en gran, gran resumen: no podemos saberlo todo, y de hecho, hay tanto por saber hoy día que ni siquiera podemos saber un buen pedazo de ese todo. Al mismo tiempo, eso no quita que nos vemos obligados a evaluar enormes cantidades de información para poder tomar decisiones. ¿Cómo hacemos? Nos distribuimos la chamba. Y puedo apoyarme en el criterio de personas en las que confío para ayudarme a seleccionar solamente aquellas cosas que son realmente relevantes de analizar para poder tomar mejores decisiones en el mundo.

De aquí se desprende una enorme responsabilidad que felizmente nos es bastante transparente, pero que enfatiza aún más el sentido en el que somos “curadores” dentro de una comunidad. Los demás están confiando en mí cuando comparto algo con ellos – un video en YouTube por ejemplo – y lo hacen porque antes han tenido motivo para hacerlo. No se trata de que cuando me equivoque, dejarán de ser mis amigos. Pero sí se trata de que mi vínculo con ellos se mantiene activo y sólido en la medida en que el intercambio se mantenga. Lo cual es una manera excesivamente complicada de decir que uno debe tratar bien y cuidar a sus amigos.

Continuidad

Tengo muchas ideas en la cabeza por culpa del café que no sé bien cómo separar. Haré mi mejor esfuerzo: todo comenzó con este artículo de Brian Solis en TechCrunch sobre si los blogs están perdiendo autoridad. Lo que sugiere Solis es que nuestros criterios de medición parecen sugerir que la “blogósfera” está perdiendo peso en término de influencia, pero que en realidad deberíamos estar llevados a pensar que son nuestras herramientas de medición disponibles las que no nos permiten contemplar el panorama completo.

Es fascinante, porque de lo imperfectas que ya eran estas herramientas, nos encontramos con que, unos pocos años después, ya no son capaces de abarcar un espectro suficientemente amplio como para darnos una idea medianamente clara de lo que ocurre en el panorama de los nuevos medios. Todo esto me recordó a un post de hace un tiempo donde me preguntaba por el futuro de los blogs, y ahora me veo obligado a revisar en gran medida lo que antes pensaba. Ampliarlo, corregirlo. El panorama cambia sumamente rápido, y el horizonte que antes configuraban primordialmente los blogs ahora viene a ser acompañado por las comunidades en línea, las redes sociales, los servicios de microblogging, y el sinfín de interacciones que existen entre todos estos mundos.

Es decir: 

Todo se remonta a la definición de autoridad. Los enlaces de los blogs ya no son lo único que se puede medir. Enlaces potencialmente valiosos son cada vez con más frecuencia compartidos en microcomunidades y redes sociales como Twitter, Facebook y FriendFeed y están desviando la atención y el tiempo de las respuestas formales en los blogs.

(…) Estamos aprendiendo a publicar y reaccionar al contenido en “tiempo de Twitter” y yo diría que muchos de nosotros pasamos menos tiempo bloggeando, comentando directamente en blogs, o escribiendo en blogs como respuesta a otros blogs debido a nuestra participación activa en microcomunidades. [Traducción mía]

Comunidades virtuales como el Facebook se están volviendo cada vez de mayor importancia – llegando incluso a suscitar levantamientos populares con sus propias conclusiones interesantes. Pero la tendencia es sugerente: los blogs de por sí colapsaron la valla de lo que significaba tener una voz en un cierto “espacio público”, porque cualquiera podía tener un blog y publicar lo que quisiera (obviamente dentro de ciertos límites, p.ej. aquellos con una computadora con acceso a Internet). Hasta ahí muy bien, pero aunque millones lo hicieron, no fueron millones los que continuaron haciéndolo (la gran mayoría de blogs son abandonados al poco tiempo) y, en general, hay una valla de entrada más o menos alta para comprometerse a publicar en un blog. Finalmente, uno tiene que dedicarse a escribir, con una cierta regularidad, a responder a comentarios, y si uno realmente quiere dedicarse, también a seguir otros blogs y comentar en ellos e insertarse en una comunidad. Cuando los costos se computan de esa manera, aunque en general siguen siendo bajos, ya no son tantos los que están tan dispuestos a meterse en el submundo de los blogs.

Luego, servicios de microblogging como Twitter vuelven a alterar esa ecuación. Reducen la valla aún más. ¿Quieres compartir algo? Puedes hacerlo en 140 caracteres. Enlaces, ideas, comentarios, lo que fuera. El costo de transacción de 140 caracteres vs. un artículo de un blog es drásticamente menor, e incluso, entonces, es hasta más accesible – lo cual hace sorprendente que la mayoría de personas a quienes les explico el sentido del Twitter lo encuentren bastante inútil. Si no tienes tiempo de bloggear, ciertamente tienes tiempo de actualizar tu feed de Twitter con cosas interesantes que vas encontrando a lo largo del día. Con la última actualización al Facebook esta premisa es ahora también central allí: actualizaciones pequeñas, constantes. Microcontenido.

Ojo – acá hay que tener cuidado de no entrar en el terreno del “pánico de reemplazo” (“replacement panic“), una expresión sumamente útil que encontré en A.K.M. Adam (curiosamente, teólogo y tecnologista). El pánico de reemplazo según Adam consiste en “el miedo – a menudo una reacción espontánea a las evaluaciones positivas de la tecnología en línea – de que los medios digitales suplantarán las interacciones físicas” [traducción mía]. A esto yo agregaría algo así como un “pánico de desplazamiento” (algo así como un “displacement panic”) – una suerte de miedo de que todo nuevo medio, sólo en virtud de ser nuevo desplazará al anterior. Creo que esta lógica lineal y pseudoevolutiva es demasiado simplista como para permitirnos entender lo que está pasando. Más bien, una idea de la convergencia mediática como de la que habla Henry Jenkins parece tener un poco más de sentido:

Por convergencia, me refiero al flujo de contenido a través de múltiples plataformas mediáticas, la cooperación entre múltiples industrias de medios, y el comportamiento migratorio de audiencias mediáticas que irían casi a cualquier lugar en busca del tipo de experiencias de entretenimiento que desean. Convergencia es una palabra que se las arregla para describir cambios tecnológicos, industriales, culturales y sociales, dependiendo de quién está hablando y de lo que cree que está hablando. [Traducción mía, pasaje de la introducción a su libro Convergence Culture: Where Old and New Media Collide – que, dicho sea de paso, hace poco descubrí está ya disponible en traducción al español.]

Bajo un concepto como el de convergencia nuestro panorama es sumamente más complejo, pero nuestro análisis, también, consigue ser mucho más completo. Me parece útil la idea de convergencia aquí y creo que viene vinculado a lo que venía diciendo – el movimiento de la atención desde los blogs a las microcomunidades y al microcontenido – y al título de este post, la idea de continuidad, por una cuestión en la que he venido pensando últimamente leyendo a Wittgenstein, y una idea tentativa y tentadora de que entre diferentes formas o juegos del lenguaje se articula una suerte de continuidad, de la misma manera que nuestra experiencia del mundo es continua y sólo arbitrariamente (y en función a objetivos específicos siempre) es que puede la experiencia volverse discreta para permitir su análisis. 

Continuidad. ¿Qué tiene que ver la continuidad en el lenguaje con los blogs, Twitter y Facebook? Que de la misma manera, nuestra experiencia como usuarios de todos estos medios se nos articula como una forma de continuidad en la cual nos vemos introducidos. El problema al cual apunta el artículo de Solis del que partí es que nuestras herramientas de medición no son capaces de abarcar la totalidad de este espectro, ni son capaces de establecer con claridad en qué puntos de quiebre deben establecerse las discontinuidades, como para configurarnos una imagen de cómo funciona este proceso. En el uso de estas herramientas, no nos detenemos a pensar cómo es que funciona la continuidad de cada uno de estos espacios al otro, simplemente los utilizamos para servir diferentes propósitos comunicativos.

Así, Twitter y Facebook reducen grandemente la barrera de entrada. Tomemos por ejemplo el fenómeno del RT o del retweet, en Twitter: consiste simplemente en copiar un mensaje de alguien más que encontramos interesante, pegarlo y distribuirlo entre nuestros seguidores, haciendo referencia al autor original. La amplificación de este fenómeno es potencialmente exponencial: RTs siguen a RTs que siguen a RTs, y en cuestión de segundos un mismo mensaje puede llegar a miles de personas. Dos notas: 1) esto hace que el hecho de participar sea muy simple, pues con un acto tan simple como la repetición puedo, ya, estar introducido en el flujo de los discursos (podría incluso ser considerado un gran retweetero, ¿por qué no?). 2) No partamos de creer que esto es ningún tipo de forma inferior. Ni tampoco caigamos en creer aquello que escribí hace dos oraciones, que esto es “simple repetición”. No podemos dejar de lado que en todas estas formas aparentemente simples opera siempre algún tipo de forma o medida de procesos de apropiación: aún el usuario que retweetea ha tenido primero que escoger a qué otros usuarios sigue, luego ha tenido que escoger cuál de sus mensajes retweetear. Aquel que sea considerado un “gran retweetero” destacará por su habilidad de combinar y equilibrar exitosamente, cuando menos, ambas estas variables.

Desde y hacia estos puntos de entrada fluyen los diferentes contenidos, transformándose en el camino. Yo mismo he tenido esta experiencia últimamente. Descubrí la posibilidad de enlazar mi fuente de favoritos del Google Reader con mi perfil de Facebook, y ahora puedo “recomendar” enlaces directamente desde el primero hacia mi red en el segundo. Esto me sirve, entre otras cosas, para promocionar enlaces hacia este blog – y, de hecho, revisando las estadísticas recientes encuentro que un número considerable de visitantes llegan hasta aquí desde el Facebook. De la misma manera descubro enlaces recomendades y recomiendo otros a través del Twitter, que a menudo me redirigen hacia artículos en blogs, a los que luego me suscribiré y luego recomendaré, o que podré utilizar para referir en otros artículos, y en fin, la cadena continúa. Nuestras interacciones están dispersas entre diversos espacios virtuales y no virtuales también, y hoy están articuladas las interacciones que permiten que el discurso y nuestra experiencia fluya de manera más o menos continua de un espacio a otro.

Así, me veo en la necesidad de revisar aquello hacia lo que antes iba, que los blogs de alguna manera iban a empezar a consolidarse en proveedores de contenido más complejos (o al menos creo que antes iba a eso), para empezar a fijarme, más bien, que el soporte de estos contenidos (lo que viene de una lógica muy blog) termina cediendo al flujo y la continuidad del desplazamiento de estos contenidos entre diferentes soportes. Convergencia y continuidad: mi experiencia de consumo de contenidos en diferentes medios, que además está cada vez más entretejida con mi experiencia de apropiación y creación en cada uno de estos, se vuelva una experiencia continua, cuyos pliegues son, por ahora, difíciles de distinguir.

Revelaciones

Ayer mientras me hundía irremediablemente en el inmanejable torrente que es mi Google Reader, encontré un enlace a este PPT que me abrió por completo los ojos. ¿Qué significa, en términos reales, concretos y cotidianos, trabajar con medios sociales? Una buena respuesta de Chrystie Corns, Social Media Marketing Manager de Where.com.

En resumen: me hizo entender de manera infinitamente más clara mi propio trabajo y cómo mejor organizarlo y distribuirlo e integrarlo. He descubierto un mundo nuevo.

Síganme los buenos (en Twitter)

Cada vez me vuelvo un poco más fanático del uso del Twitter, así que pueden seguirme en mi feed de Twitter para ver comentarios de… cualquier cosa. Lo he agregado también a la barra lateral del blog.

Lo que me falta es conocer más gente en Twitter, para que sea más interesante. Más bien, al revés, que más gente que conozca entre a Twitter (igual que siempre me ha faltado que mis amigos se hagan blogs). Creo que eso hace más interesante el asunto.

Pero además, hay toda una dimensión de autoconocimiento que el Twitter inaugura. Como que le permite a uno tener una perspectiva de pensamientos e ideas a lo largo del tiempo. En fin, algo de eso está en un artículo muy bueno del New York Times de hace un par de semanas, que además traduje para usarlo en mis prácticas de Filosofía Contemporánea, y pueden encontrar la traducción aquí.

Aforisms

No, no es un tema idiomático.

No sé si llegué a mencionar esto, pero hace un tiempo fui a una conferencia en el Goethe Institut, sobre la filosofía de Ludwig Wittgenstein. El formato de por sí fue medio experimental y un experimento interesante, pero lo que más llamó mi atención fueron algunos comentarios sobre la razón por la cual Wittgenstein escribía en aforismos.

Me llamó la atención por una cuestión bien proyectada. Me recordó a Twitter, un servicio que existe de microblogging que le permite uno solamente postear entradas que no excedan los 140 caracteres. Estas entradas pueden actualizarse en cualquier momento, por la web, por mensaje instantáneo o incluso por mensaje de texto.

En otras palabras, Twitter nos obliga a pensar y comunicarnos con aforismos.

Claro, estoy exagerando. En realidad está pensado para cosas muy mundanas como “estoy desayunando” y otras de ese orden, y parece ser una herramienta sumamente útil -asumiendo que tus amigos lo usen- para mantener a la gente actualizada en lo que estás haciendo. Pero claro, como toda herramienta, ofrece el potencial no sólo de ser usado para otros fines más diversos, sino sobre todo, de que la herramienta misma transforme la percepción del usuario por medio de su propio uso. Es decir, al llevarnos por el camino del SMS, del mensaje corto de 140 caracteres, enfatiza la importancia de comunicación corta, rápida, pero al mismo tiempo abre también todo un universo de sutilezas.

Es el tipo de pastruladas que uno puede preguntarse cuando junta Twitter con filosofía.

Por supuesto, creé mi propio twitter, y aunque no lo uso tanto como me gustaría (ni tengo idea de para qué lo uso), soy fanático.