El desafío a las profesiones

Estoy fascinado en los últimos días con la lectura de Clay Shirky, Here Comes Everybody. Hace un tiempo ya había incluido una presentación de Shirky en TED, pero recién hace poco pude conseguir el libro y lo acabo de empezar. En particular me ha jalado el ojo la visión de Shirky sobre las profesiones:

Una profesión existe para resolver un problema difícil, uno que requiere de algún tipo de especialización. Manejar un auto de carreras requiere de un entrenamiento especial – los pilotos de carreras son profesionales. Manejar un auto ordinario, sin embargo, no requiere que el piloto sea de una profesión particular, porque es lo suficientemente sencillo como para que la mayoría de adultos pueda hacerlo con un mínimo de entrenamiento. La mayoría de profesiones existen porque hay un recurso escaso que requiere de gestión continua: los bibliotecarios son responsables de organizar los libros en los estantes, los ejecutivos de los periódicos son responsables de decidir qué va en la primera página. En estos casos, la escasez del recurso mismo crea la necesidad de una clase profesional – hay pocas librerías pero muchos visitantes, hay pocos canales pero muchos espectadores. En estos casos, los profesionales se vuelven como guardianes, simultáneamente brindando y controlando el acceso a la información, entretenimiento, comunicación, u otros bienes efímeros. [Traducción mía]

Hasta la cosa es muy interesante: la lógica para las profesiones es la necesidad económica de administrar recursos escasos. Pero se pone mejor algunas páginas después:

Un profesional a menudo se vuelve un guardián, brindando una función social necesaria o deseable pero también controlando esa función. A veces esta guardia está explícitamente defendida (sólo los jueces pueden sentenciar a alguien a la cárcel, sólo los doctores pueden realizar cirugías) pero a veces está insertada en la tecnología, como con los escribas, que habían dominado la tecnología de la escritura. Un esfuerzo considerable debe invertirse para mantener la disciplina y la estructura de una profesión. Los escribas existían para incrementar la difusión de la palabra escrita, pero cuando una manera mejor, no escribal, de cumplir con la misma tarea apareció, el abad de Sponheim tuvo que entrar para argumentar que preservar el estilo de vida de los escribas era más importante que cumplir su misión por medios no escribales.

¿Suena familiar? El párrafo inmediatamente siguiente:

La autoconcepción y autodefensa profesionales, tan valiosos en tiempos ordinarios, se vuelven una desventaja en tiempos revolucionarios, porque los profesionales están siempre preocupados por las amenazas a su profesión. En la mayoría de los casos, estas amenazas son también amenazas a la sociedad; no queremos ver que se relajen los estándares para ser un cirujano o un piloto. Pero en algunos casos el cambio que amenaza a la profesión beneficia a la sociedad, como lo hizo la difusión de la imprenta; aún en estas situaciones podemos contar con que los profesionales se preocuparán más por su autodefensa que por el progreso. Lo que era antes un servicio se convierte en un cuello de botella. La mayoría de organizaciones creen que tienen mucha más libertad de acción y mucha mayor habilidad para dar forma a su futuro que la que realmente tienen, y la evidencia de que el ecosistema está cambiando de maneras que no pueden controlar usualmente crea una considerable ansiedad, aún si el cambio es bueno para la sociedad en su conjunto. [Traducción mía]

Disculparán que me dedique a citar in extenso, pero Shirky lo dice mejor sin que yo entre a complicarlo. Será obvio a cualquiera que pase medianamente seguido por este blog la enorme cantidad de consecuencias y conclusiones que podemos sacar de estos pasajes, no solamente respecto a cómo se reconfigurará el periodismo, sino también muchas, muchas otras profesiones: la filosofía, desde el punto de vista de la profesión, también me viene a la mente.

3 thoughts on “El desafío a las profesiones

  1. Pingback: El desafío a las profesiones 2 « Castor Ex Machina

  2. Pingback: Pautear « Castor Ex Machina

  3. Pingback: Carreras del futuro « Castor Ex Machina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>