Interpretando el Obamismo

obama_shep_print_final2

Algunas ideas, o la excusa para una diatriba verborreica:

1) Paul Begala, analista de CNN: “Obama encontró la manera de juntar el Internet con sus antecedentes de community organizer”. Wrong. El medio es el mensaje: sus antecedentes de community organizer le
permitieron entender la lógica del Internet, que es la lógica de la construcción de comunidades. Los demás fallan consistentemente en esto porque creen que es algo separado.

2) La cobertura de la elección más tecnológica que he visto. CNN tenía hologramas, lo cual ya no tenía ningún sentido, pero era fascinante. Los magic maps de John King son una manera fascinante de presentar lo
que de por sí es un esfuerzo increíble por agregar tanta información tan rápido. El election feed de Twitter (http://election.twitter.com/) sigue actualizándose y es como ver las elecciones con déficit de atención.

3) Los gringos están obsesionados con las estadísticas. Al punto que parecieran incapaces, o por lo menos no dispuestos, a buscar los significados detrás de las estadísticas, como si la realidad se agotara en ellas. Supongo que también debe tener mucho que ver con el political correctness: sienten que pueden decir “los blancos votaron 70% por McCain en el sur”, pero sienten que es incorrecto decir “el sur sigue siendo el enclave racista del país” – como si fuera una cláusula de seguridad, para no ofender a nadie. Pero al no ofender a nadie están también velando las causas que dan pie a que esto suceda.

4) La reinterpretación del proceso político gringo, o el Obama acceptance speech. No fue un muchas gracias, buenas noche, voten por mi reelección. Fue una invitación a que la impresionante maquinaria humana que se movió para esta elección, se siga movilizando para la ejecución misma del gobierno, una idea que es prácticamente ajena a la política gringa (acostumbrada, más bien, a los cheques en blanco cada
4 años). Obama, pareciera, y en eso coinciden muchos análisis, quiere ahora traducir la lógica que movilizó la campaña, a una lógica que movilice al gobierno, y convertir ese ejército, sobre todo de jóvenes, voluntarios que recorrieron el país, en un ejército de jóvenes movilizados para el servicio a su país. Un esfuerzo similar al que hace muchos años hiciera Kennedy con los Peace Corps, y que apunta a
la idea de que la generación que está heredando el proceso político debe apropiárselo y darle su propio significado (cf. Cavell sobre aprender una palabra). Todo lo cual se funda en…

5) La reinterpretación de “lo gringo” (tó gringós). Anoche a las 7pm, las tomas lado-a-lado de la celebración entre los campos de McCain y Obama eran muy representativas. En Grant Park, Chicago, un espacio público, abierto y enorme, reunía a miles de personas jóvenes, viejas, azules, moradas, blancas, negras, verdes, naranjas, latinas, etc., que se juntaban para una gran fiesta. En Phoenix, en una sala de convenciones cerrada en un hotel, una cantidad bastante menor de gente considerablemente menos diversa (básicamente una reunión de viejos blancos) se reunía sin mayor ímpetu ni emoción para escuchar los resultados conforme iban saliendo. Los conservadores en EEUU se rehúsan a aceptar la recomposición del espectro político y poblacional del país, que va más allá incluso de las minorías: poco o nada se habla en EEUU de mestizaje, y de la manera como las tradiciones se van entremezclando promiscuamente. El “sueño americano” ya no es la misma idea hacia el futuro, unívoca tal como se formuló bajo la idea del destino manifiesto a mediados del XIX, incluso antes en la Independencia, o después en los momentos ideológicos fundacionales como el New Deal o el fin de la Segunda Guerra. El sueño americano ya no es algo a lo que se accede, un ideal del que se participa, sino uno que se formula sobre la marcha y significa cosas diferentes para diferentes personas, aunque claro, siempre con elementos comunes.

Algunas ideas exageradas para calentar la noche, o la interpretación filosófica del obamismo.

5 thoughts on “Interpretando el Obamismo

  1. Me quedo con el punto nro 3, que obsesión por las estadísticas!
    De hecho, las estadísticas son el punto de partida para mejorar. Luego de tenerlas, es necesario intepretar corrrectamente los datos, planificar acciones y ejecutarlas.

  2. No entiendo bien de dónde viene esta obsesión que tienen. Mira, por ejemplo, los deportes: todos los deportes, todas las transmisiones deportivas, están completamente dominadas por diferentes promedios, cálculos, de la temporada, de la carrera, del equipo, de la conferencia, etc. Un promedio de bateo de .384, o que anotó 12 de 34 tiros libres la temporada pasada, y así sucesivamente.

    Es la locura.

    Algo tiene que reflejar eso a un nivel cultural. Qué cosa exactamente, no-lo-sé.

  3. Debe tener que ver con un afan de control, en la medida de que generas conocimiento en base a datos empiricos que te dan cierta version de la realidad.
    Pero me gusta mas el punto 4, porque generalmente luego de una campaña electoral hay un quiebre con lo que luego sera el gobierno y su proceder.
    Al darse la eleccion, todo recobra nuevamente el orden preestablecido (la calma) que de cierta forma se transgrede durante la campaña ( sobretodo en EEUU donde son tan agresivas, tan costosas, tan elaboradas y demas) Entonces, trasladar toda esa energia humana, hacia la idea de “buen gobierno” para todos y todas (con el reconocimiento de la diversidad que dice el punto5)es increíblemente seductora.
    La pregunta va mas bien entorno a la sostenibilidad de este proceso efervescente lleno de expectativas.

  4. Pingback: Activismo « Castor Ex Machina

  5. Pingback: Política-buffet y activistas digitales (Parte 1) « Castor Ex Machina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>